Category Archives: 100) Collsacabra

Hostalets d’en Bas, Passant de la Baga, Sant Miquel de Castelló

Salida de 28 de febrero de 2019 a los altiplanos del Collsacabra y a Falgars d’en Bas. El track sale del aparcamiento de tierra de Hostalets d’en Bas y se dirige, cruzando el pueblo por su calle principal, al sendero amarillo que sube al vecindario de Falgars. El recorrido empieza a ganar altura tras cruzar el Torrent de la Cua d’Euga, pero al alcanzar la pista asfaltada abandona el camino amarillo para seguir el asfalto hasta el Pla de Palomeres, donde toma un sendero sin marcar. Por él llegaremos a la Riera de Falgars. Tras cruzarla veremos unas marcas que entre rocas señalan la subida a la Baga de les Comes. Allí empieza un empinado ascenso en un bosque de umbría formidable.

Sant Feliu de Pallerols, Coll d’Uria, la Salut, les Roques Encantades, Coll de Condreu, Font Rocauba

Salida que empieza en Sant Feliu de Pallerols para ascender hasta el Coll d’Uria. Después asciende por el Serrat d’Artigamala, donde encontraremos preciosos hayedos, y por allí alcanzaremos el altiplano del Collsacabra, muy cerca del l’Estany del Coll. Desde l’Estany del Coll iremos siguiendo pistas forestales que cruzan abetales, pinares, robledales y bosques de abedules, hasta alcanzar el desvío del santuario de la Salut, donde se observa una de las mejores panorámicas de la Garrotxa y el Pirineo gerundense. En la Salut volveremos sobre nuestros pasos para recuperar el trayecto principal, y por él alcanzaremos, muy pronto, las Rocas Encantades.

Sant Feliu de Pallerols, Coll d’Uria, La Salut

Nueva y sencilla excursión de mantenimiento a la zona de Collsacabra. Esta ve vez ha sido por encima de Sant Feliu de Pallerols. Me he dirigido hasta el Coll d’Uria por el Rebrugent y desde allí he ascendido hasta superar los 1000 metros de altitud en les Roques Estretes. Desde ellas me he deslizado por el altiplano y el Serrat de l’Estany hasta el Santuari de la Salut. Desde el santuario, bajada directa de regreso hasta Sant Feliu, parando en las fuentes del sendero. No hace falta decir que las imágenes que nos regala la zona son excepcionales. La pena es que la cámara no hay podido reflejar la extraordinaria belleza de la zona y los bosques, tanto encinares como hayedos. En la parte alta también encontramos numerosos abedules.

Coll de Bracons, Serra de Llancers, Sant Miquel de Castelló, Prat de la Vola, Fageda de la Grevolosa

Una salida que aunque a priori no tenía que ofrecer grandes dificultades ha resultado áspera y dura. Hemos tomado un track de Wikiloc de 2015 y lo hemos seguido, saliendo del Coll de Bracons, en dirección horaria. No hemos tenido ningún problema hasta que hemos pasado les Portxiugues. Allí el camino se difuminaba y se perdía en el bosque. Aunque no era intransitable, durante un kilómetro y medio hemos podido seguir de forma aproximativa el track. Para ello, en algunos momentos, hemos tenido que despejar ramas de boj y zarzas. Y así hemos tenido que actuar hasta alcanzar el Riu Fornes, donde el camino se ha normalizado. Hemos alcanzado el Prat de la Vola y el Güell sorteando una haya gigantesca desplomada sobre el sendero.

Hostalets d’en Bas, la Portellera, Coll de Saiols, Serra de Mateus, les Marrades

Hemos querido darnos una vuelta por el Collsacabra (Cabrera) como nueva excusa para subir el camino del Passant de la Baga y la Portellera. También queríamos pasear por algunos de los magníficos hayedos y senderos que discurren por el altiplano del Collsacabra. Para diseñar el recorrido hemos tomado el track de este recorrido

http://fotosenderismo.com/wordpress/index.php/2018/05/02/hostalets-den-bas-passant-de-la-baga-la-portellera-les-marrades-mina-dels-bandolers/

y lo hemos alargado hasta el coll de Saiols aprovechado un tramo de Camino de Sant Jaume y otra parte del Cami Ral. El resultado ha sido excelente y hemos disfrutado de la salida. También nos hemos acercado a la Mina dels Bandolers, que siempre es interesante, ya que se ha convertido en un entorno natural sombrío y con un aire de misterio.

Hostalets d’en Bas, Passant de la Baga, la Portellera, Les Marrades, Mina dels Bandolers

Salida sin dificultades por una zona extraordinariamente amable a la vista. Aunque por los mapas la subida a la Portellera parece más dificultosa por lo extremadamente juntas que se ven las lineas de altimetría, a la hora de la verdad la subida no es nada más que un regalo a los sentidos. En algún momento parece que estemos en algún bosque profundo del Congo, pero cuando nos apercibimos del pequeño tamaño de las hojas (en comparación a las tropicales) vemos inmediatamente que en realidad seguimos en un bosque templado. La llanura que se halla junto a la Tossa de Pujolriu, salpicada de grandes robles, es otro espectáculo de verde brillante, sea cual sea la época del año. Por esta parte nos iremos deslizando hacia el Camí Ral, pero antes deberemos cruzar el Torrent de L’Hostalot, que en nada desmerece a todo lo que hayamos hecho hasta el momento. Cuando bajemos por el Camí Ral y Les Marrades no debemos dejar de ir a la Mina dels Bandolers, que será otra sorpresa. En definitiva, aunque corta y de mantenimiento, se trata de una excursión excelente en todos los sentidos. Tan solo cabe destacar que según como esté de agua el Rec de la Coromina, no podremos evitar mojarnos los pies en el Passant de la Baga.

L’Esquirol, la Foradada, Cantonigròs

Hemos ido a dar una vuelta al salto de la Foradada, porque a causa de las lluvias y nevadas de febrero estaba en todo su esplendor. Hemos salido del ayuntamiento de L’Esquirol para seguir en dirección del reloj por las calles. Pasado el viejo puente seguimos por otra calle hasta alcanzar el camino que nos conducirá a la Foradada. Llegados a la Foradada cruzamos el río, para acercarnos dando la vuelta a las rocas, al agujero en la montaña que da nombre a la cascada. Luego seguimos, desandando el tramo que desde la poza regresa al camino principal, y desde allí nos dirigimos a Cantonigròs. Una vez en Cantonigròs solo nos resta seguir el camino de Sant Jaume o de Santiago y por él volveremos a l’Esquriol. En el camino de regreso, subiendo un pequeño montículo, nos encontraremos un dolmen. Sabemos que lo es porque está marcado, pero está tan deteriorado que apenas se adivina. En el pueblo, cuando lleguemos al puente, en vez de seguir por él tomamos un camino a su derecha. Se trata de un bonito tramo paralelo al cauce del río. Nuestra excursión se acaba cuando se acaba éste.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies