De Olot a Santa Pau en bicicleta

Eduard

Hoy he salido a pedalear hasta Santa Pau para disfrutar de la Zona Volcànica sin grandes esfuerzos, pero como ha hecho bastante calor las pendientes de la zona se han mostrado más duras de lo acostumbrado. Claro está, también he podido divertirme en las bajadas, principalmente la que va desde el restaurante Santa Margarida hasta la Font del Cònsol y la de Batet de la Serra. Un buen aliciente para alcanzar Santa Pau es la terraza de Can Pauet, desde donde podemos disfrutar de las vistas del castillo medieval tomando una cerveza o un refresco. Casi todo el trayecto está asfaltado.

De Olot a Capsec en bicicleta (Olot, Llocalou, Sant Martí Capsec, Sant Martí Solomal, Sant Pere Despuig, Hostalnou de Bianya)

Eduard

Visita a Sant Martí Capsec en bicicleta. La salida parte de la gasolinera Cepsa de Olot y recorre las calles hasta alcanzar la planta de reciclaje comarcal, donde tomamos la vía verde de la Vall De Binaya. Cuando llegamos a Llocalou, dejamos la vía verde para dirigirnos directamente a Capsec por la carretera interior de la Vall de Bianya. Hay carteles indicativos de Sant Martí y es muy fácil llegar. Hay un poco de repechón. Para alargar la salida y pedalear un poco volvemos por Sant Martí Solomal y Sant Pere Despuig. Desde allí vamos directamente a Hostalnou de Bianaya para enlazar de nuevo con la vía verde. Por ella regresaremos a Olot.

Sant Jaume de Llierca, Tortellà, Montagut

Eduard

Excursión muy sencilla, llana y con algún tramo de asfalto pero que atraviesa bonitas zonas de bosque. Recorrido apto para btt. Como es primavera, cabe destacar los exuberantes verdes de los campos de cereales y los potentes amarillos de las flores de la soja (quizá sea colza, no estoy seguro). El río Llierca estaba magnifico y nos hemos acercado a observar sus aguas cristalinas. En el cielo, como telón de fondo, se recortaban las imponentes siluetas del Mont, del Malveí, la Calma, l’Espinau y el resto de cumbres de la Alta Garrotxa de más de 1000 metros.

Por los bosques de Riudaura. Riudaura, Santuari de Font de Joan

Eduard

Recorrido sencillo pero amable por los bosques de Riudaura. Discurre totalmente por pistas forestales, así que también se puede hacer en BTT. No es la mejor salida por esta zona, pero tampoco nos va a decepcionar. Se puede hacer en tres horas, así que sirve de entreno en mañanas perdidas. En la collada de Macià disfrutaremos de buenas vistas, también de una perspectiva imponente del Puigsacalm. Encontraremos también algunos rincones forrados de musgos y buenos hayedos.

Por los bosques de Vilavenut y Orfes

Eduard

Excursión sencilla que se puede hacer perfectamente en bicicleta. La primavera nos ha ofrecido paisajes de un verde brillante e intenso, por eso se recomienda venir a caminar por aquí en esta estación. En general, durante el recorrido hay un claro predominio del bosque, singularmente de encinares y pinares. Si queremos destacar alguna parte será la zona del Bosc Gran, dotado de un excelente pinar. No se trata de una gran excursión pero sí de una buena salida de entrenamiento. Si nos apetece, cuando lleguemos a Orfes, podemos bajar a una pequeña ruta por el río Fluvià. Nosotros no hemos bajado porque íbamos justos de tiempo. Cerca del mas Llaveres debemos cruzar una pequeño tramo de bosque para enlazar con el camino. Afortunadamente está muy despejado y es muy transitable.

Lladó, sant Felip i sant Jaume, Mare de Déu de Vida, Cistella

Eduard

Recorrido que hemos empezado y terminado en Lladó, que se puede hacer tanto andando como en bicicleta. Sin grandes desniveles ni ningún otro tipo de dificultad. Sólo hay un tramo, pasado el santuario de Santa Maria de Vida, que siguiendo el GR penetra en el bosque por una senda estrecha. Si vamos en bicicleta, en ese punto y en algún momento, tendremos que desmontar, y esa puede ser la única cosa que se puede destacar del recorrido. Todo lo demás es un paseo, y hemos aprovechado a tomar el sol de la mañana en alguno de los rincones que más nos han gustado. Aunque 20 kilómetros no son despreciables, pues hay que hacerlos, la excursión es bien sencilla, de entrenamiento y para disfrutar de la charla y del intenso verde primaveral de los campos.

Maià de Montcal, Santa Magdalena de Maià, Queixàs, San Mateu

Eduard

Salida fácil que, sin grandes desniveles y esfuerzos, discurre entre bosques salvajes y espesos, vistosos claros y fértiles llanuras. Todo ello bajo la sombra de la montaña del Mont. De esta excursión destaca la extraordinaria y enorme ermita de Santa Magdelena de Maià. En realidad, se ha diseñado en dos salidas. La primera, del día 24 de noviembre, partiendo de Queixàs se hizo la parte principal del recorrido, pero como por la zona de ca n’Alzina pasaba por una propiedad privada, decidí volver el 29 para buscar una alternativa. Esta alternativa consistía en utilizar las pistas que, procedentes de Maià de Montcal, pasan junto a santa Llúcia y el Molí de la Serra del Bosc hasta enlazar con el track original en el coll Sacreu.

Roses, Empuriabrava, Castelló d’Empúries, Vilanova de la Muga

Eduard

Salida preparada por nuestro amigo Alex para entrenarnos sobre las dos ruedas por los sugerentes paisajes de l’Alt Empordà, junto a la Muga y el mar. El objetivo era el de alcanzar Vilanova de la Muga para volver, más o menos, sobre nuestros pasos. Nos hemos adentrado en Castelló d’Empúries para disfrutar de un buen almuerzo. Nada más provechorso para culminar un buena mañana. Aunque hemos evitado las carreteras más transitadas y rodado tanto como hemos podido por caminos interiores y vias verdes, debemos tener cuidado con el tráfico cuando coincidamos con él.

Por los campos de Queixàs, Cabanelles y Navata

Eduard

Hoy hemos venido a explorar el terreno para preparar una salida en bicicleta, y hemos podido comprobar que es totalmente apto para las dos ruedas, con alguna cuesta más o menos durilla pero sin grandes dificultades. Recomendamos que se haga en la dirección contraria a la marcha de las agujas del reloj. Aunque hemos tratado de evitar las grandes carreteras tanto como hemos podido, en algún pequeño tramo tenemos que pasar por alguna de ellas. Tengamos precaución en esos momentos. En general el recorrido discurre a través de bosque mediterráneo, pinares y campos de labranza. La espectacularidad en el paisaje nos la da el Canigó al fondo y las montañas de la Alta Garrotxa. A pesar de la pertinaz sequía nos ha sorprendido el verdor de los campos.

Santa Margarida (Roses), Empuriabrava, desembocadura del Muga, Castelló d’Empúries

Eduard

Si hay algo por lo cual puede destacar esta salida es porque no puede ser más plana: 16 metros de desnivel de subida en más de 24 kilómetros. También destaca porque llega hasta unas elegantes calles d’Empuriabrava adornadas con sus canales, muy visuales; porque alcanza la desembocadura del río Muga, también muy agradable a la vista, para luego discurrir a su vera; y porque entra en Castelló d’Empúries para llegar hasta la iglesia de Santa Maria de Castelló, con una fachada excelente. El recorrido aprovecha un carril bici y atraviesa alguna calle con poco tráfico y vuelve más o menos por el mismo sitio, aunque ahorrándose el tramo del Muga. Afortunadamente las torres más altas d’Empuriabrava, que arruinan tanto la línea de cielo como un gran parte del paisaje de esta zona de l’Empordà, casi no se ven a lo largo del trayecto. Si el arquitecto que las diseñó quiso castigar ópticamente este sector, hay que felicitarlo porque lo logró sobradamente. Bromas aparte, se trata de un buen paseo de bicicleta, aunque también puede hacerse andando, por supuesto. Merece la pena hacerla. La próxima vez que volvamos, para enriquecer la excursión, trataremos de entrar en la parte sur de los Aiguamolls, al otro lado de la Muga.

De Serinyà al lago de Banyoles

Eduard

Buena excursión para dar un paseo en bicicleta. Sólo hay alguna pequeña rampa que nos hará sudar, pero en general es bastante plana. Aprovechamos la extensa llanura que se halla entre Serinyà y Melianta para describir un circulo en ella, pero haciendo un bucle para dar al vuelta al lago de Banyoles. Para hacer este bucle tenemos que descender hasta la carretera de Porqueres cerca del vecindario de Lió. Una vez hemos dado la vuelta al lago tomamos el mismo punto para enlazar con la vuelta a la planicie de Melianta. Cerca de Melianta el camino es bastante torturado y pedregoso, aunque no impide el tránsito para la bicicleta. Una vez alcanzado el puentecillo que hay sobre el Rec d’Espolla y que veis en la foto, sólo queda seguir por la pista interior asfaltada, Allí podemos aprovechar para apretar el acelerador y llegar en un suspiro hasta el punto de partida en Serinyà.

Rodando por la Zona Volcánica (9). Olot, Sant Privat d’en Bas

Eduard

Una nueva salida de BTT cuyo objetivo es el de llegar hasta la bucólica población de Sant Privat d’en Bas. Recorremos las calles de Olot hasta alcanzar el paseo de Sant Roc. Desde allí tomamos la vía verde hasta que hayamos sobrepasado el restaurant de Codella y alcanzado el primer cruce asfaltado. Desde allí rodaremos por la carretera asfaltada a mano derecha y seguiremos hasta el Mallol hasta llegar a la carretera general que viene de les Preses para dirigirnos a Sant Privat. Una vez alcanzado el núcleo viejo de Sant Privat regresamos sobre nuestros pasos para desviarnos hasta el campo de fútbol de esta población. Lo rodeamos para tomar una pista que nos llevará hasta la carretera del Veïnat Nou. La seguimos, escoltados por el paisaje, hasta alcanzar la carretera que, en dirección Norte, va hasta la Pinya y el cruce de Riudaura.

Palamós, far de sant Sebastià

Eduard

Esta vez, de la mano de nuestro amigo Ricardo, un corredor casi profesional, hemos salido a la Costa Brava a visitar el faro y el complejo turístico que se halla en el cerro de sant Sebastià. Lo más destacado de este punto es su poblado ibérico, que según nos han contado se remonta a más de 2000 años de antigüedad. Aunaque el itinerario se da por comenzado a la salida de Palamós siguiendo la vía verde conocida como la “Ruta del Tren Petit”, que unía Palamós y Palafrugell, en realidad hemos partido del centro del pueblo.

Rodando por la zona volcánica (8). Visita en bici a sant Martí del Corb desde Olot

Eduard

Esta es otra de las variantes que se pueden hacer en bicicleta por la zona de Olot. Esta vez nos hemos acercado a la ermita de sant Martí del Corb, situada a los pies de la serra del Corb. Se trata de un lugar absolutamente impresionante, al cual nunca me canso de ir. Allí, además, tenemos una fuente de agua fresquísima, aunque en verano esté custodiada por numerosos mosquitos. Para ir a sant Martí podemos cruzar, como hemos hecho, por los bosques anexos a la Fegeda d’en Jordà, ubicados a los pies de los volcanes del Cabrioler, hasta la carretera del Corb. Nada más alcanzarla nos encontramos con el camino que asciende hasta la ermita. Es un buen repecho, ya que la pendiente es pronunciadísima. A decir verdad, como aún me hace falta algo más de práctica sobre las dos ruedas, ha llegado un punto en el cual he tenido que desmontar. Después de alcanzar la ermita seguiremos pedaleando por la pista que conduce a la masía de l’Antiga, y desde allí volvemos a la carretera del Corb por una pista asfaltada. Por la carretera del Corb llegamos rápidamente a las Preses, y desde allí enlazamos con la vía verde Olot-Girona. Ya en Olot regresamos a los parajes de la Font Moixina y a sant Cristofol les Fonts, que es desde donde hemos partido.