Hostalets d’en Bas, Passant de la Baga, la Portellera, Les Marrades, Mina dels Bandolers

Eduard

Salida sin dificultades por una zona extraordinariamente amable a la vista. Aunque por los mapas la subida a la Portellera parece más dificultosa por lo extremadamente juntas que se ven las lineas de altimetría, a la hora de la verdad la subida no es nada más que un regalo a los sentidos. En algún momento parece que estemos en algún bosque profundo del Congo, pero cuando nos apercibimos del pequeño tamaño de las hojas (en comparación a las tropicales) vemos inmediatamente que en realidad seguimos en un bosque templado. La llanura que se halla junto a la Tossa de Pujolriu, salpicada de grandes robles, es otro espectáculo de verde brillante, sea cual sea la época del año. Por esta parte nos iremos deslizando hacia el Camí Ral, pero antes deberemos cruzar el Torrent de L’Hostalot, que en nada desmerece a todo lo que hayamos hecho hasta el momento. Cuando bajemos por el Camí Ral y Les Marrades no debemos dejar de ir a la Mina dels Bandolers, que será otra sorpresa. En definitiva, aunque corta y de mantenimiento, se trata de una excursión excelente en todos los sentidos. Tan solo cabe destacar que según como esté de agua el Rec de la Coromina, no podremos evitar mojarnos los pies en el Passant de la Baga.

Salida sin dificultades por una zona extraordinariamente amable a la vista. Aunque por los mapas la subida a la Portellera parece más dificultosa por lo extremadamente juntas que se ven las lineas de altimetría, a la hora de la verdad la subida no es nada más que un regalo a los sentidos. En algún momento parece que estemos en algún bosque profundo del Congo, pero cuando nos apercibimos del pequeño tamaño de las hojas (en comparación a las tropicales) vemos inmediatamente que en realidad seguimos en un bosque templado. La llanura que se halla junto a la Tossa de Pujolriu, salpicada de grandes robles, es otro espectáculo de verde brillante, sea cual sea la época del año. Por esta parte nos iremos deslizando hacia el Camí Ral, pero antes deberemos cruzar el Torrent de L’Hostalot, que en nada desmerece a todo lo que hayamos hecho hasta el momento. Cuando bajemos por el Camí Ral y Les Marrades no debemos dejar de ir a la Mina dels Bandolers, que será otra sorpresa. En definitiva, aunque corta y de mantenimiento, se trata de una excursión excelente en todos los sentidos. Tan solo cabe destacar que según como esté de agua el Rec de la Coromina, no podremos evitar mojarnos los pies en el Passant de la Baga.

Hostalets d’en Bas, Passant de la Baga, la Portellera, Les Marrades, Mina dels Bandolers

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Enter Captcha Here : *

Reload Image

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable Eduard Serra Giménez .
  • Finalidad Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Su consentimiento.
  • Destinatarios http://www.masbaratoimposible.com/.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Next Post

Castellfollit de la Roca, La Devesa, Serra Mont-ros, Baumes Carxuma

Salida de mantenimiento a la zona de la Serra de Mont-ros basada en el conocimiento del terreno de que disponemos y que trata de recorrerla de la forma más amplia posible y buscando los rincones de bosque que nos parecen más atractivos. Esta vez hemos dejado el coche en una explanada de hierba del Barrio del Fluvià y hemos empezado ahí. Luego nos hemos ido hacia el Pont Trencat (el puente viejo de Montagut) y hemos subido a la Devesa. A partir de ahí hemos empezado a recorrer, guiados por la memoria, los laberintos de caminos en el bosque, y creemos que el resultado ha sido bueno. Finalmente, hemos vuelto hacia Castellfollit, pero esta vez no hemos dejado de visitar la fuente Fonosas, a algo menos de dos kilómetros de esta población. Para acabar, hemos bajado por las rampas que nos han de conducir a la pasarela de madera que cruza el Fluvià. Y estaremos de nuevo en el punto de inicio.