Sant Joan les Fonts, la Cau, coll de Vivers

Eduard

El estudio de la estética distingue entre lo bello y lo sublime. En la Garrotxa hay incontables lugares que podemos calificar de bellos, incluso de extraordinariamente bellos y espectaculares. El coll de Vivers no es ninguno de ellos, pero una mirada atenta puede distinguir en ese rincón algo de lo sublime. El coll de Vivers es, de esta forma, algo que sin ser bello o extraordinario puede cautivar el espíritu más que la mirada. En él, además, podemos encontrar encinas casi monumentales.

El estudio de la estética distingue entre lo bello y lo sublime. En la Garrotxa hay incontables lugares que podemos calificar de bellos, incluso de extraordinariamente bellos y espectaculares. El coll de Vivers no es ninguno de ellos, pero una mirada atenta puede distinguir en ese rincón algo de lo sublime. El coll de Vivers es, de esta forma, algo que sin ser bello o extraordinario puede cautivar el espíritu más que la mirada. En él, además, podemos encontrar encinas casi monumentales.

Mas allá del coll de Vivers, la excursión es más bien normal y no tiene nada destacado aunque en ella podamos encontrar bastantes rincones de bosque con cierto encanto. Sigue las marcas amarillas, es más bien corta y se puede hacer en una matinal o en rato perdido. Sus 400 metros de subida acumulada tampoco la convierten en algo especialmente duro, así que se la puede calificar de salida de “mantenimiento”, para hacerse en algo menos de tres horas o para estirar la piernas. En general, siguiendo el sentido del reloj, solo hay un punto que nos puede decepcionar: pasados el Mas Vilar, la ermita de Sant Sebastià y cruzado por un puente de hierro el río Fluvià, nos encontraremos un pequeño tramo bastante abandonado y sucio. De hecho, estamos ya junto a una zona industrial y ese abandono quizá se deba a ello. Terminamos el recorrido por el pueblo y sus calles. Bien cuidado y con rincones agradables a la mirada.

Olot, Sant Joan les Fonts, Castellfollit de la Roca, Muntanya de Vivers, Coll de Vivers

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Enter Captcha Here : *

Reload Image

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable Eduard Serra Giménez .
  • Finalidad Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Su consentimiento.
  • Destinatarios http://www.masbaratoimposible.com/.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Next Post

Por los bosques de Vilavenut y Orfes

Excursión sencilla que se puede hacer perfectamente en bicicleta. La primavera nos ha ofrecido paisajes de un verde brillante e intenso, por eso se recomienda venir a caminar por aquí en esta estación. En general, durante el recorrido hay un claro predominio del bosque, singularmente de encinares y pinares. Si queremos destacar alguna parte será la zona del Bosc Gran, dotado de un excelente pinar. No se trata de una gran excursión pero sí de una buena salida de entrenamiento. Si nos apetece, cuando lleguemos a Orfes, podemos bajar a una pequeña ruta por el río Fluvià. Nosotros no hemos bajado porque íbamos justos de tiempo. Cerca del mas Llaveres debemos cruzar una pequeño tramo de bosque para enlazar con el camino. Afortunadamente está muy despejado y es muy transitable.