Castellfollit de la Roca, Muntanya del Cós, Santuari del Cós

Eduard

Como hace tiempo que quería preparar una salida de “mantenimiento” a la montaña del Cós he tomado un plano del SIGPAC que había descargado hace mucho tiempo y otro de la Editorial Alpina no menos antiguo, y he dibujado una ruta sobre ellos. He tenido suerte y los caminos de los mapas, combinados, estaban bien y la matinal ha terminado exitosamente. No es que se trate de una salida maravillosa en comparación a otros recorridos de la zona, pero si uno no sabe qué hacer y quiere explorarlo tampoco acabará decepcionado. No veremos grandes paisajes hasta que no alcancemos el santuario de Cós, pero hay tramos de bosque encantadores.

Como hace tiempo que quería preparar una salida de “mantenimiento” a la montaña del Cós he tomado un plano del SIGPAC que había descargado hace mucho tiempo y otro de la Editorial Alpina no menos antiguo, y he dibujado una ruta sobre ellos. He tenido suerte y los caminos de los mapas, combinados, estaban bien y la matinal ha terminado exitosamente.

No es que se trate de una salida maravillosa en comparación a otros recorridos de la zona, pero si uno no sabe qué hacer y quiere explorarlo tampoco acabará decepcionado. No veremos grandes paisajes hasta que no alcancemos el santuario de Cós, pero hay tramos de bosque encantadores.

Lo hemos hecho en el sentido de las agujas del reloj. Desde Castellfollit hemos bajado a la pasarela, hemos cruzado la carretera y hemos tomado primero un camino que pasa a través del vecindario del Fluvià y posteriormente una trocha a que a su vez nos llevará a la carretera de Oix. La seguiremos más o menos durante 400 metros para enlazar con un pista que lentamente nos acercará en un muy suave ascenso a los bacs de can Vinyoles y Fontanelles. A partir de allí deberemos estar muy atentos al GPS, porque el track sigue por un sendero muy nítido, pero que debemos abandonar casi inmediatamente para tomar otra vereda que asciende a mano derecha través de un encinar. Atentos porque la entrada a la misma pasa desapercibida a la vista.

Ascendiendo por ella llegaremos a una pista asfaltada, que se convierte muy pronto en pista de tierra. Muy cerca de la cumbre la abandonaremos a cambio de un sendero marcado en amarillo que nos conducirá ya al santuario. Desde allí sólo nos deberemos dejar arrastrar por el camino marcado en amarillo que nos ha de devolver a Castellfollit. Poco antes de llegar y muy cerca de un depósito de agua, sin embargo, lo dejaremos para tomar un sendero muy poco definido que nos bajará por unas gradas perfiladas en la montaña hasta una escalinata de piedra que nos dejará en la carretera general, muy cerca del camino de la pasarela. Por éste último volveremos a Castellfollit.

No cabe destacar ningún problema. Aunque en algún punto de la zona norte de la montana las caminos estaban algo enmarañados, no oponían ningún tipo de dificultad.

Olot, Castellfollit de la Roca, Mare de Déu del Cós

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Enter Captcha Here : *

Reload Image

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable Eduard Serra Giménez .
  • Finalidad Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Su consentimiento.
  • Destinatarios http://www.masbaratoimposible.com/.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Next Post

Sant Joan les Fonts, la Cau, coll de Vivers

El estudio de la estética distingue entre lo bello y lo sublime. En la Garrotxa hay incontables lugares que podemos calificar de bellos, incluso de extraordinariamente bellos y espectaculares. El coll de Vivers no es ninguno de ellos, pero una mirada atenta puede distinguir en ese rincón algo de lo sublime. El coll de Vivers es, de esta forma, algo que sin ser bello o extraordinario puede cautivar el espíritu más que la mirada. En él, además, podemos encontrar encinas casi monumentales.

Quizá te interese