Coll de Boixeda, Coll Ramut, Camprodon, Bac de les Salelles, Collet de la Costa

Salida del 21 de agosto de 2019. Hemos vuelto al Coll de Boixeda, cerca de Camprodon y en la carretera de Rocabruna, para recorrer los paisajes que lindan tanto con el Pirineo como con la Alta Garrotxa. Es por ello que particularmente podemos dividir la excursión en dos partes claramente diferenciadas: una con el predominio del paisaje de Garrotxa, con robles y terreno muy áspero y abrupto, y una segunda parte que empieza a enfilar la alta montaña, con bosques de fresnos, abedules, pinos. Incluso empezaremos a encontrar prado alpino, principalmente a partir del Pla de la Creu, casi al final de la excursión y llegando al punto de inicio, que es a su vez origen y meta.

Así, estacionaremos el coche en el Coll de Boixeda (donde hay ocho plazas de aparcamiento) y tomaremos el GR 11, que desciende por preciosos senderos hasta el Molí d’en Sorolla. En ese punto dejaremos el GR pero seguiremos por el PR C-187, desplazándonos ahora en dirección oeste. Entre robles y el entorno típico de Alta Garrotxa, pasaremos por la Collada de Font Ramut, el Pla de la Corbera y la Quera. También pasaremos por una finca con toros bravos, aunque hoy no hemos visto ninguno. Ya cerca de Camprodon pasaremos por el Collet dels Beços y el Collet de la Creueta y, aún más cerca, por el campo de golf de Camprodon y por las fuentes del Boix y del Botàs, en pista asfaltada. Si hasta el Molí d’en Sorolla el terreno es de bajada, desde allí se inicia una subida progresiva hasta Camprodon, y que seguirá hasta el mismísimo Collet de la Costa, ya en la segunda parte de la salida.

La segunda parte de la salida empieza en Camprodon. Pasamos por la Font de Llandrius y el Bac de Salelles, y seguiremos por un camino muy estrecho equipado con cadenas (que se me antojan innecesarias) y junto a pequeños saltos de agua hasta el Camping de els Solans. Desde allí rebasaremos explanadas y senderos de umbría hasta la carretera de Rocabruna, que cruzaremos para empezar a remontar el Camp del Mig y el Pla de la Rocafulla, extraordinariamente engalanados con robles, fresnos y abedules, hasta superarlos y alcanzar el Collet de la Costa, donde tomaremos de nuevo con el GR 11, pero esta vez para bajar al Coll de la Boixeda, que es donde habíamos dejado el coche e iniciado la salida.

En general, se trata de una excursión magnífica, principalmente por los entornos boscosos por los que discurre y por los paisajes que recorre, pero además, tiene una ventaja: que toda ella pasa por caminos marcados con señales de GR y PR, de manera que es bastante fácil de seguir.

Powered by Wikiloc

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies