Sant Feliu de Pallerols, Castell d’Hostoles, Sant Salvador, Serra del Conteller

Eduard

Salida del 7 de marzo de 2019. Hoy hemos cerrado la excursión que empezamos a preparar el 13 de febrero de 2019. El objetivo era, saliendo de Sant Feliu de Pallerols, ascender hasta el Castell d’Hostoles, llegar por la cresta montañosa hasta la ermita de Sant Salvador de Puig-alder y volver por el sendero sin marcar que discurre por lo alto de la Serra del Conteller. El objetivo se ha conseguido, y se ha empezado siguiendo la vía verde en dirección de les Les Planes d’Hostoles, pero tomando, antes de llegar a esta población, el desvío que asciende hasta el Castillo. La vistas que tenemos tanto desde el castillo como desde Sant Salvador son excepcionales, y los senderos por los que discurre la salida francamente interesantes y bajo el cobijo de los densos bosques mediterráneos de la zona. Hay que decir que después de dejar el castillo encontraremos dos espolones rocosos (uno de ellos equipado) en los que nos veremos obligados a trepar, aunque se trata de escaladas muy sencillas que podríamos decir que no alcanzan ni el segundo grado. Como siempre, recomiendo que se tenga cuidado cuando se suba y se baje por estos puntos.

Salida del 7 de marzo de 2019. Hoy hemos cerrado la excursión que empezamos a preparar el 13 de febrero de 2019. El objetivo era, saliendo de Sant Feliu de Pallerols, ascender hasta el Castell d’Hostoles, llegar por la cresta montañosa hasta la ermita de Sant Salvador de Puig-alder y volver por el sendero sin marcar que discurre por lo alto de la Serra del Conteller. El objetivo se ha conseguido, y se ha empezado siguiendo la vía verde en dirección de les Les Planes d’Hostoles, pero tomando, antes de llegar a esta población, el desvío que asciende hasta el Castillo. La vistas que tenemos tanto desde el castillo como desde Sant Salvador son excepcionales, y los senderos por los que discurre la salida francamente interesantes y bajo el cobijo de los densos bosques mediterráneos de la zona. Hay que decir que después de dejar el castillo encontraremos dos espolones rocosos (uno de ellos equipado) en los que nos veremos obligados a trepar, aunque se trata de escaladas muy sencillas que podríamos decir que no alcanzan ni el segundo grado. Como siempre, recomiendo que se tenga cuidado cuando se suba y se baje por estos puntos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Enter Captcha Here : *

Reload Image

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable Eduard Serra Giménez .
  • Finalidad Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Su consentimiento.
  • Destinatarios http://www.masbaratoimposible.com/.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Next Post

Llança, Sant Pere de Rodes, Camí de Ronda (2019)

Salida del 11 de marzo de 2019 a la Serra de Rodes y variante de la excursión de 2012 (abajo referenciada) para disfrutar, nuevamente, de los incomparables paisajes que combinan costa y montaña. Hemos dejado el coche en el aparcamiento del supermercado Spar de Llança y hemos tomado el GR ascendiendo de forma paralela a la Ribera d’en Prim. Alcanzado el Coll del Perer nos hemos encaramado a la Serra de l’Estela y, desde allí, ya en lo alto de la Serra de Rodes y cruzando al Carretera de Sant Pere, hasta Santa Helena. Desde esta ermita, a diferencia de otras salidas, en lugar de ascender por la cresta hasta el castillo de Sant Salvador, nos hemos encaminado al monasterio de Sant Pere de Rodes para ascender y bajar al castillo por el mismo sendero. Tras retornar a Sant Pere, no sin antes haber sido encandilados por las extraordinarias vistas a la costa, a todo l’Empordà y a los montañas que lo dominan, nos hemos encarrilado hasta el valle de Santa Creu y hasta el camino de ronda, donde hemos podido admirar la bravura de un mar agitado por los vientos del norte.