Banyuls, la Massana, refugi Colomates, pic Quatre Termes (1160 m.)

Eduard

Salida del 29 de enero de 2016 a la Albera, primordialmente a su parte francesa y a la zona de la Massana y el refugio Colomates. Encontraremos fastuosos bosques de hayas. Aunque la excursión no tiene dificultad, en algún punto puede resultar complicado rastrear el camino. También hay que advertir que esta zona puede estar batida por enojosos y casi insoportables vientos, y en sus zonas más altas todavía más. Hay una parte sumamente interesante porque transita por un túnel excavado en la roca. Las fotos no pertenecen a este día, sino a una excursión del 24 de mayo de 2014 que en lugar de partir del Coll de Banyuls, como en este caso, parte del Coll de la Vàlloria. De todas son totalmente válidas porque los recorridos son muy parecidos.

Capmany, Vilarnadal, sant Climent

Eduard

Salida del 21 de enero de 2016. De esta excursión destaca el parque de esculturas metálicas Molí d’en Salom, extraordinarias y sencillas representaciones artísticas de toda clase animales, como veréis en las fotos. También encontraremos algún menhir y rocas y rincones singulares. Más allá de ello, se trata de una tranquila caminata por l’Alt Empordà que a pesar de que […]

Ascensión la Tossa d’Espinau (1089 m.) y el Mont (1124 m.)

Eduard

Salida que, desde Beuda, asciende por la pista de la vall d’Espinau hasta alcanzar el Pla de la Montosa para luego encaramarse al flanco norte del Puig d’Espinau. Magnífica y empinada subida hasta esta cumbre. Luego se dirige hacia el sureste hasta encontrar sendero clásico que va de Albanyà hasta Santa María del Mont. Lo tomaremos en dirección al Mont, pero antes habremos pasado por el Puig de Torroella y habremos descendido al coll de Joncanat. Des de Joncanat ascendernos al santuario del Mont. El descenso a Beuda toma un camino clásico marcado en amarillo y de gran vistosidad.

Alquézar, abrigo de Chimiachas (pintura prehistórica)

Eduard

Tanto Alquézar, como su entorno natural, así como el propio abrigo de Chimiachas son absolutamente sorprendentes. Más sorprendente es encontrarse la pintura prehistórica de un ciervo digna de las propias cuevas de Altamira o Lascaux. Aunque tuviera 30 kilómetros la caminata valdría pena solo para contemplar esta muestra del sentido del arte de nuestros antepasados. Para alcanzar a ver la pintura hay que subir por unas escaleras colgadas en la pared rocosa.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad