Sales de Llierca, vuelta al pic del Malveí

Eduard

La Alta Garrotxa es un paisaje abrumador y abrupto con paredes verticales y profundos barrancos. Desde las cumbres hasta el fondo de los valles puede haber más de 1000 metros de desnivel, por ello las pendientes que se han de superar suelen ser muy largas y también muy empinadas. El Malveí, así como su entorno, es una cima que pasa desapercibida, y ello se nota porque en la zona alta no hay caminos marcados y a veces los senderos, cuando lo hay, se reducen a ínfimas trochas difíciles de rastrear. Esta excursión, sin embargo, no tiene el propósito de subirlo sino de circunvalarlo, cosa que puede hacerse con muchas otras montañas y que ayuda a planificar muchas excursiones y a descubrir muchos parajes y rincones a los cuales, de otra manera, nunca llegaríamos porque no parecen objetivos definidos. De esta forma, esta excursión es una magnífica excusa para visitar los valles abruptos del Borró y de l’Espinau que no nos van a decepcionar. También nos ayudaran a descubrir el excelente sendero que remonta desde can Bosch hasta la collada de l’Espinau, y los bosques que se hayan al pie del Malveí ya de regreso a Sales de Llierca.

camara
track2

La Alta Garrotxa es un paisaje abrumador y abrupto con paredes verticales y profundos barrancos. Desde las cumbres hasta el fondo de los valles puede haber más de 1000 metros de desnivel, por ello las pendientes que se han de superar suelen ser muy largas y también muy empinadas. El Malveí, así como su entorno, es una cima que pasa desapercibida, y ello se nota porque en la zona alta no hay caminos marcados y a veces los senderos, cuando lo hay, se reducen a ínfimas trochas difíciles de rastrear. Esta excursión, sin embargo, no tiene el propósito de subirlo sino de circunvalarlo, cosa que puede hacerse con muchas otras montañas y que ayuda a planificar muchas excursiones y a descubrir muchos parajes y rincones a los cuales, de otra manera, nunca llegaríamos porque no parecen objetivos definidos. De esta forma, esta excursión es una magnífica excusa para visitar los valles abruptos del Borró y de l’Espinau que no nos van a decepcionar. También nos ayudaran a descubrir el excelente sendero que remonta desde can Bosch hasta la collada de l’Espinau, y los bosques que se hayan al pie del Malveí ya de regreso a Sales de Llierca.

MALVEI-3D
MALVEI-EARTH
volta-malvei-perfil

Onlot, Montagut, Tortellà, Sales de Llierca, Pic del Malveí

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Enter Captcha Here : *

Reload Image

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable Eduard Serra Giménez .
  • Finalidad Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Su consentimiento.
  • Destinatarios http://www.masbaratoimposible.com/.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Next Post

Ascenso al Malveí desde Sales de Llierca

La Alta Garrotxa es un paisaje abrumador y abrupto con paredes verticales y profundos barrancos. Desde las cumbres hasta el fondo de los valles puede haber más de 1000 metros de desnivel, por ello las pendientes que se han de superar suelen ser muy largas y también muy empinadas. El Malveí, así como su entorno, es una cima que pasa desapercibida a la gran mayoría de los montañeros, y ello se nota porque en la zona alta no hay caminos marcados y a veces los senderos, cuando los hay, se reducen a ínfimas trochas difíciles de rastrear. Aun así, quien lo ha subido, principalmente desde su cara norte y desde la collada de l’Espinau, ha quedado encantado con su aspereza y sus magníficas vistas. Desfrutemos de ellas mientras subimos porque la cumbre está colapsada por el bosque, y no volveremos a tenerlas excepto en algunos puntos y hasta cuando alcancemos de descenso el camino que asciende hasta el Pla del Pedró, donde hay una especie de monumento megalítico (que no tiene nada de prehistórico) y un balcón natural que sirve de atalaya hacia el sur. Desde allí, si queremos, podemos andar 1 kilómetro más de ida y vuelta para visitar la ermita de Sant Miquel.