Sant Aniol, santa Maria y Castell de Finestres, puig Sallança (1025 m.), Faig Rodó, camí de les Medes

Eduard

La salida comienza en Sant Aniol de Finestres para remontar hasta Santa Maria de Finestres por un sendero marcado en amarillo. Antes, sin embrgo y en la Quintana del Raspat, el camino parece esconderse a la vista, aunque gracias al track lo volvemos a encontrar. Desde Santa Maria de Finestres se asciende hasta la formación rocosa peculiar del Castell de Finestres para regresar de nuevo hasta el mismo santuario. Desde allí el objetivo es el Puig Sallança, pero el track llega a un punto, situado en el límite de las vertientes sur y norte de la sierra, en el cual, en lugar de seguir el sendero marcado en amarillo, discurre por una cresta que en algunos puntos es bastante aérea. Andando por ella llegamos a una pared de bajada con una dificultad de segundo grado. Desde allí nos acercamos a un collado que en cierta medida se nos antoja como una especie de Brecha de Rolando en miniatura, el Forat del l’Ovella. A partir de este punto ascendemos a través de un espectacular hayedo hasta el Puig Sallança, que es el punto más alto de la salida.

La salida comienza en Sant Aniol de Finestres para remontar hasta Santa Maria de Finestres por un sendero marcado en amarillo. Antes, sin embrgo y en la Quintana del Raspat, el camino parece esconderse a la vista, aunque gracias al track lo volvemos a encontrar. Desde Santa Maria de Finestres se asciende hasta la formación rocosa peculiar del Castell de Finestres para regresar de nuevo hasta el mismo santuario. Desde allí el objetivo es el Puig Sallança, pero el track llega a un punto, situado en el límite de las vertientes sur y norte de la sierra, en el cual, en lugar de seguir el sendero marcado en amarillo, discurre por una cresta que en algunos puntos es bastante aérea. Andando por ella llegamos a una pared de bajada con una dificultad de segundo grado. Desde allí nos acercamos a un collado que en cierta medida se nos antoja como una especie de Brecha de Rolando en miniatura, el Forat del l’Ovella. A partir de este punto ascendemos a través de un espectacular hayedo hasta el Puig Sallança, que es el punto más alto de la salida.

Desde el Puig Sallança atravesamos de nuevo el hayedo para subir el promontorio del Faig Rodo. Desde el Faig Rodo vamos siguiendo el track en descenso hasta el Camp de la Trona, un precioso vallecillo encajonado entre montañas. Pronto alcanzaremos el espectacular camino de la Font del Socals y la Balma dels Trabucaires. Estamos ya muy cerca del final. Alcanzamos una pista forestal y regresamos paseando hasta Sant Aniol de Finestres.

Es importante recalcar que hay un pequeño tramo de escalada que, aunque sea de segundo grado y fácil, hay que afrontar con precaución.

Serra de Finestres i Les Medes, Sant Aniol de Finestres, Santa Maria de Finestres, Castell de Finestres, Puig Sallança, Faig Rodó, Les Medes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Enter Captcha Here : *

Reload Image

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable Eduard Serra Giménez .
  • Finalidad Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Su consentimiento.
  • Destinatarios http://www.masbaratoimposible.com/.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Next Post

Serra de Malforat, Vall de Bianya, Sant Martí del Clot, coll de la Barcadura.

El objetivo de excursión es, además de visitar algunos rincones extraordinarios y poco visitados de la Vall de Bianya, el de ascender el por camino que desde la zona de Sant Martí del Clot nos conduce hasta el coll de la Barcadura. Se trata de un sendero que, muy bien marcado en amarillo, nos llevará hasta la Vall de’n Bac, pero cuando alcanzamos el coll de la Barcadura nos salimos de él para remontar la pendiente por la cresta en dirección este. Al final, cruzando el bosque y algunos caminos mal dibujados, llegamos als Joncar para descender por el GR hasta el pla Verdeguer, que es dónde habíamos dejado el coche y dónde por la mañana habíamos inciado la marcha. No cabe reseñar ninguna dificultad destacable si no es que en algunos puntos no hay camino de ningún tipo, aunque el bosque es totalmente accesible.