Por los campos de Queixàs, Cabanelles y Navata

Hoy hemos venido a explorar el terreno para preparar una salida en bicicleta, y hemos podido comprobar que es totalmente apto para las dos ruedas, con alguna cuesta más o menos durilla pero sin grandes dificultades. Recomendamos que se haga en la dirección contraria a la marcha de las agujas del reloj. Aunque hemos tratado de evitar las grandes carreteras tanto como hemos podido, en algún pequeño tramo tenemos que pasar por alguna de ellas. Tengamos precaución en esos momentos. En general el recorrido discurre a través de bosque mediterráneo, pinares y campos de labranza. La espectacularidad en el paisaje nos la da el Canigó al fondo y las montañas de la Alta Garrotxa. A pesar de la pertinaz sequía nos ha sorprendido el verdor de los campos.